Ozono MDA 2017

Como no
puede ser de otra manera, no quise perderme una de las mejores ferias del año, previo a mi viaje a Mendoza, tuve la oportunidad de pasar
por la Mega Degustación Anual de Ozono Drinks, si bien no pude contar con mucho
tiempo para recorrer como se debe toda la feria, no quiero dejar de brindar
info sobre uno de los eventos donde, como siempre digo, no pueden faltar los
verdaderos amantes del vino.
Muchas
novedades, varios vinos presentando nuevas cosechas, y la oportunidad de siempre
de poder interactuar con casi todos los enólogos y/o productores, algo no tan
común en Buenos Aires.
Foto: Roberto Colmenarejo.
Como
dije, tuve poco tiempo, por lo que mi reporte no será del todo completo, y
seguramente me hayan quedado pendientes varios vinos de esos que no se pueden
dejar pasar, no me queda otra que esperar al 2018!
Me
detuve un buen rato para charlar con Cristian Morelli, sus vinos me gustan
mucho y siempre destaco su humildad para trabajar y dar a conocer lo suyo. La
cosecha 2015 de su Caliche Bonarda la encontré más fresca y más rica que antes,
y muy armonioso en nariz.
Otra
de sus etiquetas muy logradas, es el Caliche Blend, para la cual utiliza la
Bonarda mencionada antes con un 15% de Malbec de la zona de El Peral.
En
su línea Refrán estuvieron presentes el Cabernet Franc, bien vegetal y con
buena acidez marcada, utilizando solo un 20% de la uva despalillada y 14 meses
de madera usada, y el Refrán Malbec, 100% Gualtallary, al cual encontré un poco
más austero, sobre todo en nariz.
Cristian
trajo ya etiquetada una botella que el año pasado solo había sido una muestra,
su Obstinado 2014, 100% Pinot Noir (60% Gualta + 40% Los Arboles) largo y
con marcado paso por boca, con un buen grado de acidez. Está listo pero
seguramente un poco más de botella terminará de redondear esta linda creación
de Cristian.
Pasé
a saludar a un amigo, el querido Flaco Gabrielli, haciendo de las suyas con El
Relator, y me puse al día con los Zaino Viejo, los cuales me eran esquivos
hasta ahora. El Malbec es bien amable y sedoso, pero no pude creer lo rico que
está el Syrah! una belleza!

Sin
palabras sobre El Tapado, nada que agregar a esta altura, uno de los grandes
espumosos de nuestro país, con esos aromas a levadura que enamoran. Por favor
Pepe y Flaco, hagan más!!
Me
detuve un buen rato, como se merece, en la mesa que presenta los vinos
elaborados por David Bonomi, Analua, Volare y PerSe son la descripción perfecta
del gran trabajo que realiza su enólogo, simplemente admirables.
El
Volare blanco, en velo, con ese volumen gigante en boca, y esa nariz tipo
ajerezada o evolucionada, realmente exquisito, un lujo para un momento
especial.
Que
decir que ya no se haya dicho sobre los PerSe, siempre menciono lo mismo, son
vinos que realmente emocionan, en mi caso sobre todo La Craie (agotado), pero
los 3 exponentes son dignos de los mejores elogios. El Jubileus (100% Gualta)
lo encontré algo vertical aun.
La
línea Analua, todos cosecha 2013, con sus expresiones Gualtallary, Chacayes y
Altamira, reconocibles en los paladares acostumbrados a la diversidad de zonas,
y al trabajo puntilloso de quien maximiza lo que el terruño le brinda. Mi
preferido fue el Altamira.
Otra
parada extensa fue la mesa donde Pancho Bugallo presentaba su trabajo, algunos
en botellas magnum, y otros en pleno proceso “de armado”, con
etiquetas a mano, preparadas para la ocasión.
El
Moscatel blanco 2016 está exquisito en nariz, con profundos aromas, y realmente
agradable en boca. Su hermano rosado, cosecha 2017 (80% Bonarda, y algo de Malbec
y Syrah) se presenta con una nariz algo extraña, por supuesto este vino estaba recién embotellado
para traer una muestra a la feria.
  

Luego,
dos muestras 2017 en botellas Mágnum, el Moscatel Rosado, explicado por Pancho,
elaborado desde uva rosada, pero como si fuera un tinto, fermentado casi por 50
días y con un resultado final muy floral en nariz y un destellante color salmón.
Por
último, la Criolla 2017, recién sacada del tanque, suave y agradable en boca,
aunque algo corta de cuerpo aún.
Hago
un párrafo aparte para el “Traminer” de Pepe Reginato, uno de esos
vinos que quería probar en esta oportunidad, ya que todavía no había
tenido el gusto. Aplaudo cuando alguien trabaja con esta cepa que tan poca
producción tiene en nuestro país. El vino me pareció muy interesante, con
lograda boca. Dicen que hay que decantarlo una hora para que muestre todo su
potencial, me debo una botella para traer a casa y hacer la prueba.

Ya
con muy poco tiempo, y al límite de ser rajado de JA! pasé por la mesa de Matías
Michelini, saludé a German Massera y probé el Livverá Malvasía, un blanco algo
extremo y con presencia, muy distinto. No dejen de probarlo, y anoten comprarlo
apenas lo vean porque son realmente muy pocas botellas.
Y
en la misma mesa, pedí rápidamente probar la nueva cosecha de Agua de Roca, me
sigue gustando esa acidez extrema que le impone Matías Michelini, lo encontré
algo menos expresivo en nariz que cosechas anteriores, pero sigue siendo un
vino para no dejar de probar.

Mucho
quedó en el camino, grandes vinos como los de Luis Reginato, la diversidad de
estilos de Gen del Alma, SuperUco, Zorzal, Passionate Wines, el trabajo de Leo Erazo en Itata y demás, espero
poder contar con más tiempo en 2018.
No
puedo cerrar la nota sin agradecer como siempre a Noelia y Martin, no solo por
la invitación, sino también por permitir que los amantes del vino tengan la
posibilidad cada año de vivir esta gran experiencia que es la #OzonoMDA. Mención
especial también para Joaquín Alberdi, quien dispone de su casa todos los años,
y a su equipo, grandes anfitriones.

Salù
Diego Pernas
@ARGysusVinos.

Share:

Author: ArgentinaysusVinos