Mendoza 2019 con amigos

Hay casorio en puerta…y la costumbre dice que si hay casamiento, hay despedida de soltero, y donde podía ser mi despedida de soltero sino en Mendoza? rodeado de mis amigos de siempre, disfrutando ser el guía (?), volviendo a visitar lugares conocidos, solo para que ellos los conozcan, y a la vez deslumbrarme yo mismo con nuevos lugares y paisajes?

Así fue como el 30 de Marzo partimos bien temprano para la tierra del sol y el buen vino. Ezequiel, Juan Pablo, Sebastian y yo (al día siguiente se sumaba Lucas) abordamos un vuelo de Aerolineas Argentinas que nos dejó ubicados con vista a la montaña a las 9.30 AM. Con la premisa de pasarla bien, intenté armar un itinerario que incluya estilos variados de bodegas, para que los amigos puedan comprender las diferencias en cada caso.

La ruta tuvo un puntapié inicial de lujo, primera parada: Piedra Infinita. Comenzar de esta manera dejaba la vara bien alta, pero les aseguro que ver las reacciones de “la banda” y escuchar sus comentarios apenas entraron, no tuvo precio. Ni hablar de la gran recibida por parte del mismísimo Sebastian Zuccardi (hubo gente en el grupo que pensó en proponerle matrimonio…no daremos nombres)

Puro placer en Piedra Infinita

El sábado siguió con una visita muy esperada para mi, poder conocer Casa Petrini y volver a ver a una persona que quiero mucho como lo es Ariel Angelini. Disfrutamos de su generosidad probando muchas muestras de tanque, y hasta nos dimos el gusto de “trabajar” un poquito.

Casa Petrini, hermoso e impoluto.

Cansados, cerramos el sábado con unas pizzas caseras en Finca Ogawa, nuestra casa en Valle de Uco (gracias a la recomendación de @fsaurio) Un lugar realmente encantador, donde nos sentimos en casa, nos divertimos mucho con John (su anfitrión junto a Martha) y respiramos el aire de montaña rodeados de una paz absoluta.

Finca Ogawa, nuestro hogar en el Valle de Uco

El domingo hicimos unas compras matinales para el asado de la noche, y la hora del almuerzo nos encontró sentados en la terraza de Gaia, el restaurante de Domaine Bousquet. Menú de 6 pasos con un paisaje “flojo”…

Terraza de Gaia, en Bodega Domaine Bousquet.

Por la tarde, nos esperaban en The Vines, el plan era que “los muchachos” conozcan la bodega Corazón del Sol, nuevamente gracias a la generosidad de su enólogo Cristian Moor, y a Cristina, recientemente incorporada al equipo, y dispuesta a estar al pie del cañón un domingo a la tarde. Disfrutamos de casi todo el portfolio de la bodega y algunas muestras de tanque, sin dejar de pasar por la hermosa sala de barricas y “la cueva” de degustación.

La banda junto a Cristina, gran Embajadora de Corazon del Sol.

El lunes nos despedimos del imponente Valle de Uco, y encaramos para Mendoza, la vuelta en auto nos dejó el tiempo justo para instalarnos en el Hotel Diplomatic (para mi de lo mejor de Mendoza) y poner norte rumbo a Potrerillos, donde ya teníamos todo arreglado para una tarde de Rafting, experiencia sumamente recomendable si viajan en grupo. Nos reímos muchísimo, por supuesto nos mojamos aun mas, todo coronado por las espectaculares vistas andando el Río Mendoza, y volviendo a la ciudad en auto vía Cacheuta.

El Rafting, uno de los puntos altos y mas divertidos del viaje!

Plan descontracturado para la noche del lunes, cenar en casa de Victoria Jones & Patrick Blousson, picada y empanadas, acompañados de sus vinos, mas algún bonus track salteño que acercamos nosotros. Hermosa noche con mucha charla, de esas que pueden durar horas.

Y si el viaje arrancó bien arriba, tenía que terminar igual, así que aprovechando que el Martes 2 de Abril era el cumpleaños de Juan Pablo, decidimos que el cierre del viaje debía ser almorzando en lo de Ale Vigil. Comida de primera, y degustación COMPLETA de toda la linea Enemigo y Gran Enemigo, mas algunos bonus track que fueron llegando a la mesa. Resultado final: Menos mal que nos vinieron a buscar desde el Hotel porque creo que no llegábamos a tiempo al vuelo de regreso.

Cuidando la huerta y las viñas en lo de Ale Vigil

Una experiencia única, donde disfrutamos cada momento, de la mejor manera.

Infinitamente agradecido a todos los que nos abrieron sus puertas en Mendoza y nos trataron de la mejor manera posible. La generosidad y amabilidad de todos ha enamorado a los 4 amigos que pisaron estas hermosas tierras por primera vez, y que ya quieren volver.

Mi agradecimiento a Ezequiel, Juan Pablo, Sebastian y Lucas, por ser parte de esto, por compartir mi locura y pasión por el vino, y por haberse dejado llevar sin preguntar ni una palabra.

Salú

Diego Pernas. @ARGysusVinos.

Share:

Author: Diego Pernas