Las Cepas

Presentado ya el resumen sobre como se comienza a elaborar un vino, sus procesos y sus resultados, vamos a describir ahora la “materia prima”. A continuación, las cepas que dan origen al vino en Argentina, detallando las mas famosas, y las que, si bien no tienen tanta producción o no son tan conocidas, igualmente se encuentran presentes en nuestro territorio, y son parte de la historia de nuestros vinos.
Las cepas se dividen en:
Tintas.
Blancas.
Rosadas.
Veremos en una breve descripción el origen, aspecto, y presencia de cada una de ellas.
Cepas
Tintas:
Malbec: 

Originaria del sur de Francia, llegada al país
a mediados del siglo XIX.
Utilizada para producir vinos jóvenes y también
grandes exponentes que aceptan largas crianzas en barricas, como así también
rosados, espumantes y oporto.
Es por lejos la cepa mas implantada en el país,
y nuestra insignia en el mundo.
  
Cabernet Sauvignon: 
El “Rey” para muchos, se adapta
a  la gran mayoría de las regiones del país,
con muy buenos resultados. Cepaje que acepta añejamiento en madera o botella
con resultados sobresalientes. Originaria de Francia. Requiere una cuidadosa
elaboración.
Cabernet Franc:  
Familiar de la cepa Cabernet Sauvignon,
generalmente acompañada en cortes con Merlot, en el país se consiguen pocos
pero muy buenos vinos elaborados con Cabernet Franc como cepa única.

Bonarda: 
Para sorpresa de muchos, es la segunda uva
tinta en cantidad de producción en el país, si bien es utilizada para vinos
donde la cepa es el único exponente, también es muy utilizada para vinos mas
económicos y “de corte”. En la producción de vinos económicos la cepa es
utilizada principalmente para aportar color. Originaria de Piamonte, Italia.
Syrah: 
De supuesto origen Persa, soporta muy bien el
sol, por eso se obtienen grandes vinos de esta cepa en regiones como San Juan o
el Este de Mendoza. Otra de las cepas utilizadas para “corte” pero que con el
tiempo se ha ganado su lugar como varietal presentando excelentes ejemplares de
cepa única. Se destaca por sus tonos bien oscuros.
Merlot: 
Una cepa muy distinguida y fina, originaria de
Burdeos, con ella se elabora vinos de características suaves, y muchas veces es
utilizada para cortes. Es la segunda cepa a nivel mundial en producción, siguiendo
al Cabernet Sauvignon, cepa de la cual es “pariente genético”.
Tempranillo: 
Cepa instalada en el país por los españoles,
tiene la particularidad de ser una de las primeras uvas tintas en madurar. Grandes
vinos se producen en el país con esta cepa, aunque es también usada para
“cortes”.
Pinot Noir: 
Antigua cepa de origen Borgoñés, base de
muchos espumantes. Sus vinos suelen ser de colores rojos intensos, pero no
oscuros. La cantidad de hectáreas a nivel nacional representa solo el 2% de la
producción total, aunque su cultivo se va extendiendo cada vez más.
Sangiovesse: 
Cepa italiana, con muy poca plantación en el país.
Sus vinos presentan colores rojos intensos. En su país de origen es la base de
grandes vinos reconocidos a nivel mundial y da origen al famoso Chianti.
Otras cepas tintas con menor producción en
Argentina pero bien conocidas:
Tannat: 
De origen Vasco Frances. Se ha transformado en
la cepa insignia de Uruguay, en nuestro país encontramos una producción muy
baja en cantidad.
Petit Verdot: 
Originaria de Burdeos, es una cepa que soporta
temperaturas mas cálidas, utilizada para vinos de corte. Solo contadas bodegas
en Argentina producen “varietales” con esta cepa.
Cepas
Blancas:
Torrontes: 
 Cepa originaria de Galicia, con
gran desarrollo en nuestro país y muchas plantaciones a lo largo de las
diferentes regiones vitivinícolas. Los ejemplares mas logrados provienen de la
zona norte del país (Salta). Se encuentran dos variedades, “mendocina” y
“riojana”.
Chardonnay: 
Principal uva blanca en el país, originaria
de Borgoña,  aporta aromas frutales al
vino. Es la base para muchos espumantes. Genera vinos con buen potencial de
guarda cuando han tenido paso marcado por madera, y ejemplares de alta calidad
en el país provenientes de las zonas de Tupungato y San Rafael en Mendoza, con
excelentes resultados también en el Alto Valle de Río Negro.
Chenin: 
De origen francés, es una cepa que otorga
un fruto notablemente mas  “alargado”. En
el país no se utiliza para hacer vinos varietales (de una sola cepa) sino que
es utilizada para “vinos de corte” y para dulces.
Sauvignon Blanc: 
Proveniente de Burdeos en Francia, sus
vinos se caracterizan por sus aromas intensos y cítricos. Es una cepa muy
antigua con poco desarrollo en el país. Produce vinos secos y ácidos. Segunda
uva blanca a nivel mundial en cantidad de plantaciones. Suele cosecharse no tan
madura lo que genera luego vinos con más acidez.
Semillon: 
Proveniente de Francia, presente en
el país en las zonas de Valle de Uco y Alto Valle de Río Negro. Se utiliza para
hacer vinos con Sauvignon Blanc, y en algunos casos para vinos de postre (dulces).
Los vinos elaborados con esta cepa suelen ser secos. 
Viogner: 
Originaria del norte de Francia. Quienes
entienden dicen que su aroma a caramelo es inconfundible. Representa menos del
1% de la totalidad de la superficie cultivada del  país y es de difícil vinificación.
Otras cepas Blancas con menor producción en
Argentina:
Riesling: 
De origen Alemán, a nivel mundial se utiliza para
hacer desde vinos secos, hasta vinos de postre.
Pinot Gris: 
Es una “mutación” de Pinot Noir, aunque es
considerada una uva blanca, puede tener tintes rosados o tintos.
Gewurztraminer: 
Originaria de Alsacia, en Francia. También
conocida como “Traminer”, estos dos nombres representan especies casi
“hermanas”.  Solo unas pocas bodegas en
el país han experimentado con ésta cepa.
 Cepas Rosadas: En este grupo algunos colocan a
las cepas Gewurztraminer y Pinot Gris (antes mencionadas como cepas blancas)

Diego Pernas.

Author: ArgentinaysusVinos

No dejes de comentar